:: Raúl Pérez Roldán
Tel.: 54 249 4446309 | Cel.: 54 249 154496902
e-mail:
rprtandil@hotmail.com

Tandil - Buenos Aires - Argentina
www.academiaperezroldan.com

CONSEJOS DE UN ENTRENADOR

1. No te pido nada que no esté seguro que podés hacer.
2. Cuando se está seguro en los entrenamientos difícilmente se esté inseguro en los partidos.
3. El juego primero, el resultado después y a consecuencia.
4. El entrenamiento invisible hay que practicarlo más que el otro.
5. Matemáticas, no se puede solucionar grandes problemas sin saber sumar y restar.
6. El tenis se entiende, luego se puede jugar.
7. Cansancio, es lo que más cuesta reponer.
8. Alimentación, es la base de la formación física y mental.
9. El resultado de ayer y el de hoy ya son historia.
10. Entrenamiento se repone con uno que salga mucho mejor.

11. Los consejos de los que nada lograron, pero tienen la receta de cómo hacerlo, suelen actuar como trampas.
12. La falta de concentración aumenta la posibilidad de lesiones.
13. El miedo, los nervios, la presión es algo que todos los jugadores sienten, no hay que disimularlo, hay que dominarlo.
14. Hay jugadores que juegan a no perder, en lugar de jugar a ganar.
15. La fuerza interior se logra con humildad, poniendo mucho esfuerzo para trabajar y jugar con decisión.
16. Si no se acepta la posibilidad de perder es muy difícil jugar y menos ganar.
17. El partido hay que disfrutarlo como una fiesta. La alegría de competir aumenta nuestras chances.
18. Si atrás de cada ahogo ponés una sonrisa, pronto aumentarás tu garra competidora.
19. El tenis tiene dos llaves para abrir el triunfo, el saque y la devolución.
20. Cuando domines un resultado parcial, aumentá tu determinación por jugar.
21. Un buen jugador puede errar una pelota muy fácil, pero muy de cuando en cuando.
22. Las jugadas se cierran con la buena oportunidad.
23. Cuando una pelota te deja pensar, tu próximo golpe tiene que lastimar.
24. Presión, presión y definición.
25. Cada pelota que queda en la red y tuviste tiempo de pensarla te está diciendo que estás distraído.
26. Salva todas las pelotas que no te den otra alternativa.
27. Arriesgá cuando te acorralan (passing, globo)
28. No se puede andar bien dentro de la cancha cuando se anda mal fuera de ella.

Detección de Talentos

Todos tienen talento para algo, aunque no sea deportivamente, el asunto es descubrir de que se trata.

La detección de talentos es diferente desde el lugar en que uno pueda observarlos.

Como y para que se quiere detectar un talento. Quizás sea por conveniencia personal, ya que con el pasar del tiempo me hará ganar dinero a consecuencia del éxito.

Tal vez como docente de raza uno puede ver en un pequeño particularidades que otros no alcanzan ni siquiera a sospechar. Igualmente tratándose del tenis un talento maltratado en cualquiera de los órdenes, técnico, intelectual, físico o cualquier otro, no tendrá resultados totales.

Se puede ver fácilmente como un niño maneja sus reflejos, su movilidad, y cualquier técnica de golpe que uno le enseñe, lo difícil es saber de sus reacciones ante la adversidad, ante los problemas que impone una vida distinta como la del tenista.

Con gran cantidad de principiantes es posible que alguien se destaque, pero seguramente se perderá el contacto muy asiduo para conocer el interior, que sin que
nada nos diga, sabremos si está contento, satisfecho, entretenido o por el contrario,
sentirá aburrimiento, desgano o hasta rabia porque las cosas no le salen.

Muchas veces en escuelas de tenis se desconocen hasta los nombres de los integrantes de los distintos grupos, y cuando a un niño se lo llama con características físicas como
colorado, gordo, flaco, chueco etc. etc. se está demostrando el poco interés por el mismo profesor, de querer lograr que el talento aflore.

Sucede que en oportunidades ya existen muchachos que compiten en categorías juveniles o hasta en profesionales, que no han transitado el camino de una buena
enseñanza, se encuentran frustrados de sus pocos logros, sin embargo tienen mucho para dar en cuanto al talento se refiere.

El talento es algo intangible y natural, que nos ayuda a simplificar el esfuerzo.
Raúl Pérez Roldán