:: Raúl Pérez Roldán
Tel.: 54 249 4446309 | Cel.: 54 249 154496902
e-mail:
rprtandil@hotmail.com

Tandil - Buenos Aires - Argentina
www.academiaperezroldan.com

CONCEPTOS DE ENSEÑANZA SEGÚN MI SISTEMA

El jugador nace o se hace ?
Nadie podría tener toda la razón al responder esta pregunta.
Quizás aquel que haya elegido jugar tenis, hubiera tenido mucha más facilidad de logros, practicando otro deporte.

Ion Tiriac dijo: aquel que no tenga hambre y espíritu de triunfo no llegará.

Vilas dijo: Estuve a punto de dejar el tenis. Dos semanas después dijo: menos mal que Dios me hizo tenista (Revista el Gráfico)


He tenido jugadores que para ellos entrenar era muy pesado, y otros que se divertían mucho. Si a estos últimos los esfuerzos eran compensados con logros, cada vez sentían que podían llegar mas alto.

Cuando varios chicos a la vez se anotan en una escuela de tenis, todos piensan que pueden llegar a jugar bien. Pero hay uno o dos, que antes de empezar son mejores que los otros, y en la medida que se le exploten sus condiciones naturales, alargarán la diferencia.

Ganar en la categoría de infantiles, es más fácil que ganar en menores, y así pasa lo mismo hasta cadetes. Ya en juveniles, los verdaderamente buenos miran de cerca el profesionalismo, entonces la categoría, (salvo grandes torneos internacionales) vuelve a convertirse en algo más fácil.

El 75% del resultado final del éxito del juego, radica en sus condiciones mentales, de concentración, valentía, astucia, frialdad, amor propio, por ej. Y entonces aparece el tenista/atleta, que con personalidad y gran preparación puede aspirar a lo máximo de si mismo, aunque no llegue a ser el mejor, sentirá una sensación de haber logrado el éxito.

Leí una vez que la mejor escuela de tenis se lograría solo con niños huérfanos, ya que los padres pueden ser motivo de grandes problemas a la hora de competir, comparar, criticar, etc. Pero sin dudas el apoyo familiar es un factor preponderante junto al entorno en general.

Los proyectos de buenos jugadores necesitan equipo de trabajo. No sólo el técnico y físico, sino también el médico, quien atenderá sus especialidades y derivará aquellas que el jugador requiera.